rickards

La mayoría lo conoce como el autor que ha estado dos veces en la lista de best seller del New York Times sobre todo gracias al aclamado Currency Wars, libro que ha sido traducido a 8 idiomas y que ha conseguido excelentes críticas del Financial times y Bloomberg entre otros medios especializados. 

También es conocido como el experto en Guerras Financieras que aparece en televisión. Es invitado frecuentemente por CNBC, CNN, Fox, C-SPAN, Bloomberg TV, y NPR.

Pero su fama, en realidad, se la forjó en los 35 años que trabajó con éxito en Wall Street.

Como abogado principal del famoso fondo de cobertura Long Term Capital Management, en el año 1998 fue el encargado de negociar el enorme paquete de rescate con la propia Reserva Federal de Estados Unidos. Esta ayuda salvaría a último momento a todo el sistema financiero global del colapso. 

Menos conocido fue el trabajo que hizo para el gobierno de los Estados Unidos. 

Tiene sentido este carácter secreto si tenemos en cuenta que ha sido asesor de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, que supervisa a la CIA y otras 14 agencias de inteligencia.


De hecho, después del 11 de septiembre, fue reclutado por la CIA para desarrollar un programa que investigue y prevenga actividades terroristas estudiando las señales que aparecen en el mercado de valores (como las apuestas contra las acciones de las aerolíneas antes de 9/11).


Su trabajo de inteligencia dio enormes resultados: predijo con éxito un evento terrorista en Londres pocos días antes del ataque (por suerte, Scotland Yard lo frustró y pudo salvar cientos de vidas).


También debido a su profundo conocimiento sobre la banca internacional y la interacción de las monedas del mundo, el Pentágono lo invitó a realizar su primer ensayo de Guerra Financiera. Jim era el encargado de asesorar a estas agencias de inteligencia sobre cómo defenderse de los ataques financieros encubiertos contra sus sistemas bancarios.



Un año antes de la crisis del 2008 se cansó de advertir -a quien estuviese dispuesto a escuchar- que había problemas e inestabilidad en el sistema. Por supuesto que tenía razón entonces… y ahora…