Cuatro grandes catalizadores del oro

publicado en: Jim Rickards | 0

A la Reserva Federal le encantaría seguir “normalizando” las tasas de interés. Sin embargo, la información económica más reciente simplemente no lo justifica.

Por increíble que parezca, el mercado está calculando con un 90% de probabilidad que en diciembre habrá un alza en las tasas de interés por parte de la Fed.

Pero la realidad es que para el 13 de ese mes, cuando el Comité de Mercados Abiertos se reúna una vez más en una conferencia de prensa, las tasas de interés tendrán una caída importante (hay otra reunión programada para el 1 de noviembre, pero nadie está esperando cambios para esa fecha).

Una vez que los mercados se percaten de la situación real, probablemente a finales de noviembre o a principios de diciembre, las tendencias actuales sufrirán un revés repentino. El dólar caerá y los precios del oro, el euro y los bonos se irán directo hacia arriba.

En relación a este tema, uno de los fondos de gestión de activos más grandes y conservadores del mundo, Pictet Group (con sede en Ginebra, Suiza), da un punto de vista muy constructivo sobre el oro.

El estratega de Pictet, Luc Luyet, afirma que la Fed se mantendrá stand by por lo que queda de 2017 y gran parte de 2018, todo a causa de la deflación estadounidense y el fracaso de Trump en cumplir sus planes de crecimiento.

Concuerdo con Luyet.

Con la Fed flexibilizándose, la divisa estadounidense seguirá cayendo y el precio del oro en dólares se mantendrá fuerte. Este es un factor fundamental a favor del oro, y que ni siquiera toma en consideración otros catalizadores como las sacudidas geopolíticas por parte de Corea del Norte o el ataque directo de Rusia y China al dólar del que hablamos el viernes pasado.

Cuando un grupo tan conservador como el Pictet Group habla en favor del oro, entonces puedes estar seguro de que todo el universo financiero institucional comparte más o menos la misma opinión.

Todo esto que está por venir es un excelente punto de entrada para el oro y las acciones relacionadas al metal. Tienes la oportunidad de tomar ventaja HOY de la debilidad y posicionarte a la delantera en el rally que se aproxima una vez que la realidad se haga evidente para todos más allá de nosotros.

Otro viento a favor para el oro es el enfrentamiento con Corea del Norte, como ya hemos visto en otras ocasiones.

No hay duda alguna de que Corea del Norte y los Estados Unidos están encaminados directamente hacia un choque bélico, a no ser que el país asiático ceda, lo que parece muy improbable, o que Estados Unidos acepte a Corea del Norte como una potencia nuclear, lo que también resulta improbable.

Ya es casi seguro que a estas alturas ya no hay cabida para negociaciones o diplomacia.

Ahora, Estados Unidos tiene solo dos alternativas. La primera es simplemente quedarse de brazos cruzados y vivir por el resto de sus días bajo la extorsión nuclear de Corea del Norte. La segunda opción es un ataque para destruir elrégimen de Kim y su programa armamentista, probablemente en algún punto a lo largo de los próximos seis meses.

Trump optará por el ataque.

No hace falta ni preguntar qué es lo ocurriría con los precios del oro en ese escenario: se catapultarán en primaria instancia, para luego seguir subiendo más y más a medida que las repercusiones vayan en aumento.

Esta tan solo una razón más por la cual adquirir oro físico y acciones relacionadas al oro si aún no las tienes.

Otra noticia clave relacionada al oro, que tomó lugar la semana pasada, reporta que China incrementó sus reservas de oro probadas a la cifra de 12.100 toneladas. Esta información causó mucha confusión entre aquellos que siguen de cerca las noticias relacionadas con China, Rusia, el oro y el estado actual de dólar.

Algunos lectores interpretaron la palabra “reservas” como una referencia a las reservas de oro oficiales de China mantenidas por la Administración Estatal de Cambio Extranjero de China (SAFE, por sus siglas en inglés). Están equivocados.

Las reservas oficiales de oro del Gigante Asiático se ubican en aproximadamente las 1.800 toneladas, pero podrían llegar a ser de hasta 5.000 toneladas una vez que se cuente el oro extraoficial. Algunos piensan que este número podría ser mayor.

El artículo hace referencia a las “reservas probadas”, un concepto geológico (y de ingeniería) muy familiar para la comunidad minera. En pocas palabras, eltérmino es un estimado de cuánto oro que puede ser sacado de la tierra (a precios y tecnología actual) dentro del territorio chino.

12.000 toneladas sigue siendo mucho oro, pero se requerirían alrededor de diez años y miles de millones de dólares para ser extraídas.

Incluso a 1.000 toneladas cada año (dos veces la tasa de producción de oro actual de China), esto solo incrementaría la oferta mundial de oro por tan solo 0,5% por año. Este escenario hipotético estaría tomando lugar a la vez que otros productores de oro tradicionales, como Sudáfrica, disminuyen su producción del metal.

Así que una repotenciada producción china podría tomar el puesto de una producción sudafricana en baja, sin presionar los precios hacia abajo.

De todas maneras, el timing resulta curioso, ya que se produce sólo dos semanas después de que China lanzara su ataque petróleo-por-yuanes dirigido a los petrodólares, que cuenta con yuanes respaldados con oro en el Shanghai Gold Exchange.

Para que el plan petróleo-yuan-oro sea creíble ante los ojos del mundo, es necesario que China demuestre que puede entregar oro físico sin tocar sus reservas oficiales. Según lo que acabamos de ver, el Gigante Asiático tendrá existencias internas de oro de gran magnitud en años venideros, lo que suma credibilidad a su plan de tasar el petróleo en yuanes intercambiables por oro.

Si China dependiera exclusivamente de importaciones del metal dorado, sufriría el riesgo der ser asfixiado por sanciones en oro por parte de Estados Unidos y sus aliados, como Canadá y Australia. En su lugar, China parece estar lista para depender únicamente de su propio oro. Esto no es poca cosa, y de hecho puede ser visto otro un nuevo clavo en el ataúd del petrodólar.

También resulta ser sumamente alcista para el oro. Cualquier intento por monetizar al metal dorado se traduciría precios mucho más altos, necesarios para evitar la deflación causada por los ratios oro-dinero actuales.

Agrega esto a tu lista de razones por las que comprar oro antes de que todo esto estalle.

Por último, tenemos que considerar la dificultad que ha tenido los proveedores de oro físico para mantener el ritmo de la creciente demanda. La oferta mundial de oro en el mundo solo crece un 1,6% por año, y las existencias del metal precioso poco a poco han ido desapareciendo y apareciendo en bóvedas privadas en todo el mundo, de Zúrich a Shanghái.

Las refinerías no están pudiendo encontrar suficiente oro “chatarra” (como por ejemplo, joyas viejas) como para satisfacer la demanda por oro de calidad.

Si los niveles de afluencia de inversores hacia el oro experimenta un crecimiento importante (y nosotros anticipamos que ése será el caso), entonces solo existirá una solución a toda a la escasez en las existencias de oro: precios mucho más altos.

Ahí los tienes: cuatro catalizadores a la espera de mandar al oro a surcar los cielos. El momento de actuar y comprar es ahora.

Saludos,

Jim Rickards

Dejar una opinión