Prepárese para el próximo terremoto financiero

publicado en: Jim Rickards | 0

Cada vez son más evidentes los indicios de que el principal equilibrio financiero es insostenible. Mi misión es mantenerlo alerta y presentarle cuál es el escenario que espero para el futuro.

¿Qué tienen en común los terremotos y los mercados financieros?

Ambos son representativos de sistemas dinámicos complejos. Hay mucho que podemos aprender sobre los mercados estudiando los terremotos a través de la estructura de la teoría de la complejidad. No quiero abrumarlo con vocabulario específico, así que déjeme ponerlo en simples palabras.

Muchos científicos tienen una gran cantidad de información acerca de los terremotos. Pueden proyectar dónde hay más posibilidades de que ocurra uno, de qué magnitud podrían ser, cómo se puede mitigar los efectos negativos. Pero hay algo que no puede predecir en absoluto: cuándo ocurrirá el próximo terremoto.

¿Esto hace que toda la información que manejan los científicos no tenga validez? Absolutamente no…por ejemplo, si sabemos que una determinada zona geográfica es más proclive de ser afectada por un terremoto, no se va a planificar la construcción de una central nuclear allí.

Lo mismo es equivalente para los mercados financieros.

Podemos ver que se está gestando un gran colapso financiero y que cuando tenga lugar será muy negativo para la economía global. Pero no sabemos cuándo se dará. Sin embargo, si un terremoto financiero de gran magnitud está por venir, y uno es consciente de eso, es irrelevante saber exactamente cuándo esto tomará lugar.

Esto se encuadra dentro de la teoría de la complejidad. Y ambos efectos, el terremoto geográfico como el financiero, generan efectos derrame negativos en otros sectores al ser parte de procesos dinámicos complejos.

Por ejemplo, el pánico generado por la crisis rusa y el casi colapso del fondo de cobertura Long-Term Capital Management en 1998 tuvo efectos nocivos que se expandieron a todo el mundo. Lo mismo ocurrió con la crisis del mercado inmobiliario estadounidense en 2008.

El nuevo colapso financiero ya ha comenzado, pero no veremos su pico máximo de stress en un año o un poco más.

Todavía no lo estamos percibiendo porque se trata del comienzo de un proceso dentro de un sistema dinámico complejo. Pero en un tiempo cercano, las consecuencias comenzarán a salir a la luz.

Yo utilizo un método llamado probabilidad inversa para hacer proyecciones de los eventos que tendrán lugar dentro de los sistemas complejos como los mercados de capitales. En matemática, este método es conocido como el Teorema de Bayes.

En un castellano simple, este teorema indica que adaptando el entendimiento inicial de un proceso mediante información no sesgada, uno está en condiciones de entender mejor los procesos.

Yo utilicé esta forma de razonamiento en la agencia de Inteligencia CIA. Buscaba anticiparme a los próximos  atentados terroristas mediante el análisis de las operaciones financieras.

Estos son los lineamientos principales que veo que dispararán la próxima crisis financiera global:

– Brasil está llevando adelante un proceso de juicio político para destituir a la presidente Dilma Rousseff. Este país es la novena economía del mundo, un exportador importante de energía   y miembro trascendente del G-20 y los BRICs. Mayor incertidumbre en Brasil implica mayor volatilidad en la economía global.                                                                                   
– El 23 de junio próximo se dará un referéndum en Gran Bretaña para decidir si permanecen o no dentro de la Unión Europea. Si se vota por la salida del Reino Unido, entonces habrá una fuerte desconfianza en la libra esterlina, situación que aumentaría la incertidumbre y podría llevar a una crisis global.                                                                                                            
– El 15 de abril último, el New York Times publicó que Arabia Saudita estaba dispuesta a vender toneladas de bonos del Tesoro estadounidense si el Congreso de ese país habilitaba a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre a demandar al Reino de Arabia Saudita en las cortes. Si esto ocurre, el mercado de bonos del Tesoro podría convertirse en uno fuertemente ilíquido, generando un gran temblor en el sistema financiero mundial.

A estos hechos tendrá que prestarle atención en lo inmediato. Continuamente estoy informando a mis suscriptores sobre los últimos acontecimientos en mi newsletter de Inteligencia Estratégica.

Buena semana.

Dejar una opinión