Los pesimistas se equivocan con el oro de China

publicado en: Jim Rickards | 0

El siguiente artículo fue publicado originalmente el pasado 18 de mayo. Pero teniendo en cuenta la actualización oficial que hizo China sobre sus reservas de oro, quisimos incluirlo en esta edición del Newsletter de Inversor Global.

Uno de los argumentos más persistentes entre los pesimistas del oro y los participantes del mercado que prevén el colapso del dólar es el siguiente:

China y muchos mercados emergentes, como por ejemplo los demás BRICS (Brasil, Rusia, India y Sudáfrica) están buscando una manera de salir del sistema de moneda fiduciaria global.

Ese sistema está dominado hoy por el dólar estadounidense. Y este predominio del dólar permite al país del Norte forzar ciertos tipos de comportamiento en la política exterior y en el mercado energético.

Los países que no cumplan con los deseos de Estados Unidos están congelados en los sistemas globales de pagos y sus bancos no pueden realizar transacciones en dólares para las importaciones necesarias o para recibir los pagos por sus exportaciones. Rusia, Irán y Siria han sido algunos de los países sometidos a este tratamiento recientemente.

A China no le gusta este sistema más de lo que le gusta a Rusia o Irán, pero no está dispuesto a enfrentar a Estados Unidos cara a cara.

En vez de eso, China está acumulando silenciosamente grandes cantidades de oro y está construyendo instituciones financieras alternativas, tales como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), y el New Development Bank (NDB), patrocinado por los BRICS.

Cuando sea el momento adecuado, China hará el anuncio de sus reservas de oro actuales y al mismo tiempo le dará la espalda a instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

China respaldará su moneda con su propio oro y utilizará el AIIB, el NDB y otras instituciones para liderar un nuevo orden financiero global.

Se enviarán invitaciones a Rusia y a otros países para que se unan a los chinos en este nuevo sistema monetario internacional. Como resultado de esto, el dólar se derrumbará, el precio del oro se disparará y China será la nueva hegemonía financiera mundial. Los pesimistas del oro vivirán felices para siempre.

El único problema con esta historia es que las partes más importantes de la misma son incorrectas. Como de costumbre, la verdad es mucho más interesante que la ficción.

Esto es lo que realmente está pasando.

Al igual que con la mayoría de los mitos, partes de esta historia son verdaderas. China está adquiriendo secretamente miles de toneladas de oro. Está creando nuevas instituciones multilaterales de crédito. Sin duda, el país del Lejano Oriente anunciará una revisión al alza en sus tenencias de oro oficiales en algún momento de los próximos doce meses, aproximadamente.

De hecho, Bloomberg News informó el 20 de abril de 2015, bajo el título “El misterio de las reservas de oro de China podría resolverse pronto”, que “China podría estar preparando una actualización de sus tenencias…”

Pero las razones para la adquisición del metal amarillo y las revelaciones públicas que haga China, si es que decide anunciarlo, no son los que la “blogósfera” cree. China no está tratando de destruir el club de los veteranos -quiere unirse al mismo.

China entiende que a pesar del fuerte crecimiento y el enorme tamaño de su economía, el yuan no está listo para ser una moneda de reserva verdadera y no estará lista para eso por los próximos años.

Es cierto que el uso del yuan está aumentando en las transacciones internacionales. Pero todavía se utiliza para menos del 2% de los pagos globales, en comparación con más del 40% para el dólar.

El uso de una divisa para pagos es solo un indicio de una moneda de reserva verdadera y no la más importante. La clave para ser una moneda de reserva no son los pagos, sino las inversiones. Es necesario que exista un mercado de bonos profundo, líquido, denominado en la moneda de reserva. De esa manera, cuando los países ganen la moneda objetivo en una operación, tendrán un lugar para invertir sus excedentes.

Hoy en día, si usted gana yuanes operando en China, lo único que puede hacer con el dinero es dejarlo en un depósito bancario o gastarlo allá mismo. No hay un gran mercado de bonos denominados en yuanes para invertir en él.

Sumado a un mercado de bonos, lo que se necesita también es la “plomería” de un mercado de bonos. Esto incluye una red de operadores primarios; herramientas de cobertura tales como futuros y opciones; instrumentos de financiación como acuerdos de recompra, derivados y canales de compensación; y un buen estado de derecho para resolver disputas, dar garantías a los acreedores y hacer frente a las quiebras.

China no tiene ninguna de estas cosas en la escala necesaria o en el nivel de madurez adecuado. Cuando se habla de la condición del yuan como moneda de reserva real, esta divisa no está lista para tomar ese puesto.

China tampoco está lista para lanzar una moneda respaldada por el oro. Incluso si tiene 10.000 toneladas -mucho más de lo que admite tener en la actualidad- el valor de mercado de ese oro es tan solo de alrededor de 385.000 millones de dólares. La oferta de la base monetaria más depósitos a la vista de China a abril de 2015 es aproximadamente de 5,4 billones de dólares. En otras palabras, incluso haciendo una suposición que sea altamente favorable a China, el oro solo vale alrededor del 7% de su suministro de dinero.

Históricamente, los países que deseen ejecutar un patrón oro con éxito necesitan 20% a 40% de la oferta de dinero en oro con el fin de hacer frente a las corridas bancarias en el mercado. China podría reducir su suministro de dinero para llegar al nivel de 20%, pero esto sería extremadamente deflacionario y haría que la economía china caiga en una depresión que daría lugar a inestabilidad política. Así que eso no sucederá.

En resumen, China no puede tener una moneda de reserva, ya que no cuenta con un mercado de bonos y no puede tener una moneda respaldada por el oro porque no tiene el oro suficiente.

Entonces, ¿cuál es el plan de China?

China quiere hacer lo que Estados Unidos ha hecho, que es permanecer en un patrón de papel moneda, pero hacer que esa moneda sea lo suficientemente importante en las finanzas y el comercio mundiales para darle a China influencia sobre el comportamiento de otros países.

La mejor manera de hacerlo es aumentar su poder de voto en el FMI y que el yuan sea incluido en la canasta de este organismo para determinar el valor del derecho especial de giro (SDR en inglés). Conseguir esas dos cosas requiere la aprobación de Estados Unidos porque ese país tiene poder de veto sobre los cambios importantes dentro del FMI. Estados Unidos puede interponerse en el camino de las ambiciones chinas.

El resultado es una especie de gran acuerdo en el que China va a obtener el estatus que quiere dentro del FMI, pero a cambio, Estados Unidos forzará a China a que se comporte de la mejor manera posible. Esto significa que China debe mantener el yuan vinculado al dólar en o cerca del nivel actual. También significa que China puede tener oro, pero no hablar del tema. Para poder “unirse al club”, China deberá jugar siguiendo las reglas del club.

Las reglas del juego dicen que usted necesita una gran cantidad de oro para jugar, pero usted no reconoce ese oro o discute sobre ello públicamente. Por encima de todo, usted no trata al oro como dinero, a pesar de que el oro siempre ha sido el dinero.

Los miembros del club tienen el oro a la mano por las dudas, pero por lo demás, lo menosprecian públicamente y fingen que no tiene ninguna relevancia en el sistema monetario internacional. Se espera que China haga lo mismo. Es importante tener en cuenta que China no va a actuar a favor de los intereses de los inversores de oro; actuará a favor de los mejores intereses de China.

Por otra parte, sólo porque el gran acuerdo está a la vista no significa que será fácil de lograrse. Ambas partes están compitiendo por la influencia.

Beijing lanzó su propio banco de desarrollo para ejercer presión sobre el FMI. El Tesoro de Estados Unidos culpa al partido Tea Party por los retrasos en la aprobación de los nuevos votos de China en el FMI. Mientras tanto, la Casa Blanca no hace nada para quebrar el estancamiento en el Congreso. La Casa Blanca está feliz de dejar a China “dando vueltas en el aire” mientras el juego sigue a puerta cerrada.

Mientras tanto, China probablemente anunciará un aumento de sus tenencias de oro a finales de este año. Pero no espere fuegos artificiales. China tiene tres cuentas donde guarda su oro: el Banco Popular de China (PBOC), la Administración Estatal de Divisas Extranjeras (SAFE) y la China Investment Corp. (CIC).

China puede mover una cantidad de oro suficiente al PBOC cuando estén listos e informarle al FMI a efectos de permitir que el yuan acceda al SDR. Mientras tanto, aún pueden esconder su oro en SAFE y CIC hasta que lo necesiten en el futuro.

China también, probablemente, será admitida en la canasta de SDR a finales de este año. Lejos de poner en marcha su propia moneda respaldada por el oro, China reconocerá que el SDR es el verdadero dinero del mundo en lo que se refiere a las grandes potencias.

¿Por qué China querría renunciar al sistema de moneda fiduciaria global más que la Reserva Federal o el Banco Central Europeo? Todos los bancos centrales prefieren el papel moneda por sobre el oro, porque pueden imprimirlo. ¿Por qué renunciar al monopolio del poder?

El oro sigue siendo el activo más seguro, y cada inversor debería tener una porción de éste en su cartera. El precio del oro se elevará significativamente en los próximos años. Pero, contrario a lo que usted lee en los blogs, el oro no va a subir porque China confronte a Estados Unidos o porque lancen una moneda respaldada por el oro.

El valor del oro incrementará cuando todos los bancos centrales, incluidos los de China y Estados Unidos, deban enfrentar la próxima crisis de liquidez mundial, peor que la de 2008, y los ciudadanos vayan como en una estampida corriendo hacia el oro para preservar su riqueza en un mundo que ha perdido la confianza en todos los bancos centrales.

Cuando eso suceda, el oro físico quizás no estará disponible. El tiempo para construir su reserva de oro personal es ahora.

Saludos,

Jim Rickards

Dejar una opinión